¿Cómo elegir una tabla de paddle surf?

Sabemos que te interesan las tablas de paddle surf y que seguramente estés soñando con salir a explorar el mar con una de ellas. Pero es frecuente encontrarse en una situación difícil a la hora de elegir, puesto que hay tantos modelos que no es sencillo tomar una decisión. Por ello en las próximas líneas os vamos a ayudar a que podáis tomar una decisión que os satisfaga.

¿Qué tipo de usuario eres y qué uso le vas a dar a tu tabla stand up paddle?

Para comenzar, estas son las dos preguntas que nos tenemos que hacer. La primera de ellas será crucial para determinar qué volumen mínimo de tabla necesitamos. A fin de llegar a una solución tenemos que responder con una sencilla operación matemática que os ayudará a establecer qué tabla necesitáis. Lo que tenéis que hacer es sumar vuestro peso, el peso de la tabla y el peso de la pala/remo, todo ello en kg. A esta suma también le tenéis que sumar el valor de confort que necesitáis para flotar, el cual se contabiliza en litros. Y el resultado de esta operación de suma de 4 valores os dará como indicará el volumen de la tabla en litros que tendrá que tener como mínimo el modelo con el que os hagáis.

Ahora bien, ¿cómo conseguir estos datos?

Vuestro peso, o el de la persona que vaya a ser el rider de la tabla, es fácil de obtener. El valor del peso de la tabla lo pone el propio fabricante, siendo algo que podéis encontrar en la ficha de producto. Y el valor del remo también debería estar indicado en las características proporcionadas por la marca, aunque por desgracia no siempre suele ser así. Lo mejor es que consultéis al vendedor o fabricante para ver si os puede dar la información. Lo máximo que nosotros os podemos decir es que las palas de aluminio, las más comunes, suelen tener un peso de alrededor 1 kg.

Lo último a conocer es el valor de confort para flotar, el cual se determina dependiendo del tipo de usuario que seamos en base a nuestro nivel de experiencia. Los principiantes usan tablas de 50 litros, los usuarios de nivel básico reducen la cifra a entre 40 y 45 litros. Con los usuarios medios se necesitan entre 30 y 35 litros y los de nivel medio-experto requieren 30 litros. Por último, los expertos solo tienen que tener un valor de confort de entre 20 y 23 litros.

A continuación, tendremos que determinar qué uso le vamos a dar a la tabla, para lo cual lo que vamos a hacer es hablaros de todos los posibles casos. De esta forma sabréis en qué grupo encajáis.

Tablas de paddle surf para navegar

Hay un rasgo imprescindible en este caso: el espacio. Tanto de largo como de ancho. Si lo que buscáis es navegar, la tabla tiene que ser grande. Porque, al fin y al cabo, os lo vais a tomar tranquilamente mientras estéis encima de ella. Tienen una gran estabilidad y por su tamaño hay modelos que incluso tienen espacio para que pongáis vuestra bolsa o algún otro accesorio.

hombre sobre tabla paddle surf

Tablas de SUP para coger olas

Las exigencias en este caso son más altas. Es recomendable que sea una tabla corta y que destaque por flotar de una forma especialmente notoria. Están diseñadas pensando en que vamos a surfear con ellas, de manera que la superficie tiene una forma específica con sistema de planeo. Este se encarga de darnos un impulso de velocidad cada vez que nos movemos de dentro del agua hacia afuera, lo que ayuda a que sea posible surfear con buenos resultados. Es frecuente que las tablas más recomendables para surfear sean aquellas que están categorizadas para usuarios expertos o de nivel medio-experto.

Tablas de paddle surf de competición

Si compites en carreras de paddle surf es porque sin duda eres experto en su control. Por ello este tipo de tablas cambian su status quo respecto a los modelos previos en un aspecto determinante: su nivel de estabilidad es inferior. Pero al mismo tiempo lo que están ganando es en rapidez. La velocidad que se puede alcanzar con ellas es muy superior, sobre todo por su diseño, largo, pero estrecho.

Tablas SUP para aguas bravas

Si lo que buscamos es una tabla que nos permita atravesar zonas de aguas bravas, no podremos hacerlo con cualquier modelo. Necesitamos una tabla fabricada con el uso de plástico PE que además tenga un diseño hueco, asegurando así mayor maniobrabilidad en situaciones exigentes. Nos moveremos por un espacio complicado y agresivo, así querremos tener la mejor herramienta para hacerlo. Estas tablas llegan a permitir que rememos con mayor flexibilidad y suelen incorporar un espacio en el que depositar nuestras pertenencias. Sobre todo, no seleccionemos una tabla de epoxi, porque podríamos tener problemas en la navegación.

Tablas SUP de Yoga

Se parecen a las de navegar, pero tienen ciertos niveles de personalización. Lo importante en ellas es que tengamos espacio, de manera que los modelos idóneos son los de mayor anchura. Al fin y al cabo, no queremos caernos de la tabla haciendo el saludo al sol. Este tipo permite que los aficionados al yoga se unan a la última tendencia: el yoga en el agua (o las siglas en inglés YOW=Yoga on water). Su anchura adicional les proporciona equilibrio para que podamos hacer todo tipo de posturas sin consecuencias ni baños inesperados.

posición Yoga en tabla de paddel surf hinchable

Tablas de iSUP

Una nueva generación de tablas pensada para que afrontemos aventuras viajando sin límites. Son muy flexibles y su sistema de hinchado y deshinchado da opción a que las pleguemos para que ocupen un espacio mínimo. A fin de que no se conviertan en un obstáculo en nuestro día a día viajando, podremos plegar hasta los remos y la bomba de hinchado no ocupará tanto tamaño. Es una herramienta en la que pueden confiar los nómadas del mar a los que les encanta estar activos.

El tamaño importa: medidas de una tabla de SUP Surf

Además de todo lo mencionado anteriormente, antes de tomar una decisión sobre qué tabla adquirir, también tenemos que tener en cuenta las medidas. Porque, en este caso, el tamaño sí importa. Dependiendo del tamaño de la tabla podrán usarla personas de un determinado rango de peso.

Las tablas de 9 pulgadas están dirigidas a personas de menos de 70 kg, y las de entre 9,5 y 9,6 pulgadas a quienes tengan un peso de entre 70 y 80 kg. Si tenemos un peso de entre 80 y 95 kg, las tablas que tendremos que usar tendrán un tamaño de 9,8 a 10 pulgadas. Por su lado, las personas que tienen un peso de entre 95 y 100 kg requerirán una tabla de entre 10 y 10,6 pulgadas. Y en el último de los casos, quienes pesen más de 100 kg necesitarán una tabla de 11,2 pulgadas o superior.

Longitud

La longitud de la tabla determina dos aspectos: la velocidad y la maniobrabilidad. Los modelos cortos son muy rápidos, pero con un control más complicado, mientras que los largos ofrecen mayor capacidad de maniobra, pero son más lentos. Si nos decantamos por un modelo que no sea ni muy largo ni muy corto, que tenga equilibrio, disfrutaremos de una buena experiencia en excursiones. Por su lado, las cortas serán más recomendables para carreras y las largas para el surf.

Ancho

El ancho de la tabla determinará el nivel de estabilidad que tendremos, pero esto también influirá en la capacidad de deslizamiento que tendremos. Esto nos deja muy claro que necesitaremos una tabla ancha si lo que buscamos es una experiencia tranquila y relajada, como la que requerimos para practicar yoga. Pero si lo que queremos es ser rápidos, movernos con gran movilidad y ser capaces de ser muy dinámicos, un ancho elevado resultará contraproducente.

Grosor

A mayor volumen de grosor, mayor rigidez en la tabla. Si no tenemos una tabla con un grosor suficientemente elevado, de al menos 6 pulgadas. El motivo de ello se encuentra en que, si no tenemos un grosor de tabla adecuado, esta se deformará a medida que la vayamos utilizando. Por lo tanto, es un aspecto importante, en especial si nos hacemos con una tabla hinchable.

¿Cómo afecta la forma de la base en la tabla de paddle de pie

Otro aspecto de gran relevancia que tenemos que tener en mente es la forma de la base de la tabla, la cual determinará el uso que le podremos dar a la misma. Podemos hablar de formas distintivas dependiendo de si son tablas para surf, polivalentes, de travesías, modelos race y de travesía o únicamente de competición.

Surf

Son las que tienen una forma que responde a las necesidades que vamos a tener para poder surfear tal y como podéis deducir por su nombre. Son cortas, pero al mismo tiempo estrechas y tienen una superficie más fina en cuanto al carril. Esto ayuda a que podamos hacer los movimientos que necesitamos para montarnos en las olas mientras surfeamos.

mujer de espalda con tabla de paddle surf

Polivalente

Esta tabla tiene una forma que está caracterizada por su icónica punta redonda, ayudando a que podamos movernos por cualquier tipo de entorno. Esta punta, la cual recuerda a una nariz, sobresale del agua y produce un movimiento con el cual empuja el agua hacia abajo. Así se aporta más estabilidad que nos puede venir como anillo al dedo en situaciones inesperadas.

Travesías

Con este modelo vemos una clara diferencia, ya que la punta de la tabla es mucho más afilada. En lo primero en lo que pensamos cuando la vemos es en un kayak, al cual recuerda por la forma. Es un tipo de tabla que aporta mayor velocidad, pero que tiene un menor nivel de control que las polivalentes y cuya forma lleva a que sea más difícil mantener el equilibrio.

Race – Travesías

La anchura se reduce, pero aumenta la longitud. Se intenta encontrar un equilibrio que permita que tengamos la oportunidad de disfrutar de la tabla tanto en travesías como si nos encontramos en competición. Lo que se alcanza es una buena estabilidad para que tengamos lo mejor de cada forma.

Race

Diseñada con una forma exageradamente larga y con nariz puntiaguda que responde al tipo de modelo pensado para ir a favor del viento y que podamos aumentar nuestro nivel de velocidad. Tienen cierto nivel de complicación para usarlas, pero son las mejores para los profesionales que quieran ir rápido.

Las quillas de tablas

Décadas atrás, estamos hablando de los años 30, nadie usaba todavía las quillas cuando surfeaban. Pero con el paso de las décadas fue algo que fue adoptándose como medida para estabilizar nuestra posición y mejorar la experiencia. Inspiradas en los delfines, las quillas o aletas han acabado teniendo una importancia fundamental, no solo en las tablas de surf tradicionales, sino también en las tablas paddle surf.

Hay muchos tipos, materiales, diseños y usos, por lo que es otro aspecto a valorar cuando vayamos a comprarnos una tabla.

¿Cuál es el mejor material? ¿Rígida o hinchable?

Terminamos con la pregunta del millón, la gran duda que todos nos hemos hecho en algún momento. Lo primero que podemos decir es que hay que aclarar que las paddle surf hinchables también pueden ser rígidas, pero es cierto que la terminología resulta un poco confusa. Puede haber modelos hinchables de gran rigidez que nos sorprendan e incluso cuando los toquemos tengamos dudas de si son realmente hinchables.

mujer remando sobre tabla hichanble lidl

Dicho esto, es difícil llegar a una conclusión, pero hay que reconocer de forma justa que las tablas hinchables están mejorando a pasos de gigante año tras año. Cada vez son mejores, más eficientes, más resistentes y de mayor comodidad. Se echan en falta más bien pocas cosas respecto a los modelos rígidos más tradicionales y lo que nos encontramos es que cada vez nos satisfacen más.

Se pueden guardar en poco espacio, son muy fáciles de transportar, nos dan un buen servicio y son duraderas. En realidad, no se le puede pedir mucho más a los modelos hinchables salvo que estemos interesados en una experiencia más clásica.

Deja un comentario